Bagó Chile > Noticias > Laboratorio Bagó: Una empresa que cuida el medio ambiente
portada

Laboratorio Bagó: Una empresa que cuida el medio ambiente

  • Bagó es parte de 14 grandes empresas en Chile que buscan disminuir los residuos de sus procesos

  • Por ley, los fabricantes se harán responsables también de los envases y embalajes vacíos de sus productos

El año pasado se hizo una invitación abierta a los empresarios. Catorce compañías aceptaron el desafío y se comprometieron. Con el propósito de reducir al mínimo la disposición final de residuos e inspirados en la filosofía Zero Waste to Landfill (Nada de Basura al Vertedero), este grupo de fabricantes –entre ellos Laboratorio Bagó- decidió poner en marcha el Acuerdo de Producción Limpia ”Cero Residuo” (APL).

Se trata de una iniciativa mixta, impulsada por la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático –dependiente de la CORFO-, el Ministerio del Medio Ambiente y la ONG ACCIÓN Empresas.

firma acuerdo

Andrea Arias, en representación de Laboratorio Bagó, firma el acuerdo.

grupo

Los representantes de las 14 empresas, más las autoridades del Ministerio de Medio Ambiente y de ACCIÓN Empresas. Andrea Arias, de Laboratorio Bagó es la segunda de derecha a izquierda.

Muchas de estas compañías ya vienen trabajando desde hace años para tratar sus residuos de la manera más amigable con el medioambiente. Por ejemplo, una multinacional holandesa fabricante de productos de higiene y alimentos, eliminó los vasos de cartón para el café en sus instalaciones, y retiró los papeleros individuales de las oficinas para impulsar a sus empleados a que dejaran los residuos en contenedores especiales para reciclaje.

Por su parte, Laboratorios Bagó instaló hace algunos años recolectores de pilas y baterías de celulares, para luego enviarlas a un relleno de seguridad; los deshechos  símil domiciliario (baños y casino) los recoge una empresa privada; y los otros residuos peligrosos y no peligrosos industriales van a una empresa autorizada por el Ministerio de Salud “donde el material se tritura y se mezcla para usarlo como combustible alternativo para sus hornos en el proceso de fabricación del cemento”, explica Andrea Arias, subgerente de Aseguramiento de la Calidad del laboratorio. “Allá nosotros enviamos fármacos vencidos, sólidos contaminados con medicamentos, materias primas y aceites, tanto de nuestras maquinarias como del casino. Los estuches, folletos y el papel de oficinas, en tanto, van a una fundación que los recicla”, dice la ejecutiva.

Andrea Arias

Bagó entre los grandes

La primera etapa del acuerdo firmado por las 14 empresas consiste en someterse a un análisis externo para ver en qué sectores dentro de las fábricas se puede seguir disminuyendo la generación de basura.

“Creo que como compañía tenemos que llegar a ser sustentables y ser amigos del medio ambiente, pero no sólo en las palabras sino de manera real y efectiva, con acciones que nos acerquen bastante -y rápido ojalá- a generar menos basura, de modo que tengamos cada vez una producción más limpia”, dice el gerente general de Bagó Chile, Juan Araneda. “Da un cierto orgullo estar junto a megaempresas que mundialmente han trabajado este tema, y nosotros queremos seguir esos buenos ejemplos”.

Juan Araneda-1

La segunda etapa de este Acuerdo de Producción Limpia será adoptar medidas de mitigación para reducir la basura derivada de la actividad de cada empresa. Pero la mirada en cuanto a sustentabilidad y medioambiente no termina ahí.

En 2016 se promulgó la Ley 20.920 de gestión de residuos y fomento al reciclaje, que de manera gradual va a ir haciendo exigibles varias tareas. Entre ellas, la Responsabilidad Extendida del Productor (REP), que apunta a que cada empresa se haga cargo también de la basura que genera, no sólo durante sus procesos de fabricación sino también después, cuando el producto sale al mercado y es consumido. Es decir, las botellas vacías, los potes de yogur, los neumáticos viejos, las pilas gastadas, y todos los tipos de envases imaginables de alimentos, detergentes, aparatos de hogar, zapatillas, repuestos de máquinas, y un larguísimo etcétera.

Envases Bagó

En el caso de Laboratorio Bagó hay 14 ítems identificados. “Por ejemplo, el acero de las jeringas, el plástico de las tapas, el papel de los folletos, el cartón de los estuches, el aluminio de los pomos de cremas o de los blísteres”, explica Andrea Arias.

De hecho, se calcula que los estuches y envases de los diversos productos del laboratorio que los consumidores botan a la basura cada año equivalen a 119 toneladas de cartón, 6 toneladas de aluminio de los blísteres y 600 kilos de aluminio de los pomos de cremas.

Planta Bagó

¿Quién y cómo se recicla todo eso?

Si bien para algunos fabricantes puede ser relativamente más fácil recuperar sus envases vacíos con ayuda de los mismos consumidores (por ejemplo, grandes cajas de cartón, o botellas de plástico o vidrio), para otros es más complejo. En la actualidad, un frasco vacío de jarabe, la caja de un medicamento o el blíster ya sin comprimidos van directamente a la bolsa de basura de las casas, junto con las cáscaras de plátano, los restos de comida, los potes de margarina o el envase plástico de los fideos.

vertedero

La Responsabilidad Extendida del Productor (REP) que indica la ley apunta a que, en la medida de lo posible, los residuos sean recuperados para reutilizarlos, reciclarlos o destinarlos a combustible. Este proceso de recolección podrá estar a cargo de ‘recicladores de base’, y los ‘gestores de residuos’ –miniempresas- se dedicarán a las etapas posteriores de selección e incluso de procesamiento. En el fondo se busca profesionalizar los procesos, certificar las capacidades de estos actores y generar una cadena más eficiente de acciones en torno al reciclaje. Todo esto, con el apoyo de los fabricantes, para compensar el haber generado esa basura.

reciclaje 

“Por ejemplo, vamos a tener que contactarnos con una miniempresa que se dedique a recolectar vidrio”, relata Andrea Arias. “Ellos no van a retirar específicamente los frascos de jarabe, sino que van a recoger vidrio en general de la comunidad. Ahí uno va a tener que calcular cuántos kilos de vidrio yo generé a la comunidad, y cuántos kilos yo retiré de la comunidad asociado con esta miniempresa. Así puedo saber si llego al equilibrio”.

Próxima meta de Bagó: el agua

Como parte de sus compromisos con el cuidado del medioambiente, nuestro laboratorio se embarcó hace unos años en fomentar la eficiencia energética. Se modernizó el equipamiento industrial y se cambió todas las ampolletas convencionales y los tubos fluorescentes por luces led, que consumen menos electricidad. Eso ayudó a reducir la huella de carbono de la empresa, es decir, la cantidad de este gas que se libera a la atmósfera como consecuencia de las acciones diarias, en este caso, la producción de la electricidad consumida por Bagó. El siguiente objetivo a la vista es reducir también la huella del agua.

huella de agua

En la planta de fabricación de Bagó Chile trabajan cerca de 300 personas –un consumo de agua diario no menor- y además se produce agua purificada para elaborar los productos farmacéuticos.  Además, la compañía decidió reemplazar el sistema de producción de agua purificada por otro que no usa químicos y por lo tanto, no contamina el medio ambiente.

“Como compañía, el pensamiento que nosotros tenemos es ser sustentable, ecológicamente responsable, y vamos ligando una a una las cosas que contribuyan a que podamos ser considerados amigos del medioambiente. Porque no es sólo un elemento: al final están todos unidos y forman una sinergia para que afectemos lo menos posible el medioambiente”, finaliza nuestro gerente general.

  

Posts relacionados

noticia_3
Programa Clown Bagó: Esta es part...

LA IDEA Corrían los primeros meses del año 2013, cuando Dr. Alfredo Misraji, entonces ...

Captura de pantalla 2017-12-21 a la(s) 11.39.21
Navidad 2017 Bago Chile

¡Feliz Navidad! from Bago Chile on Vimeo.

imagen destacada
Bagó participa en importante encue...

Laboratorio Bagó en Chile está en la vanguardia en temas de equidad de género, y a nive...