In Blog

Han pasado más de tres meses desde que el Coronavirus llegó a Chile, hemos tenido que
aprender a vivir sin reuniones con los amigos, los métodos de trabajo han cambiado, no
hay colegio, no podemos ir al cine, ni al parque… Y es que de un día para otro
despertamos en otra realidad, una que sólo habíamos visto en las películas. El Covid-19 y
la cuarentena nos rompieron la rutina y han cambiado la vida a todos y todas, en especial
a quienes están a cargo de niños y niñas.
Sin duda alguna nuestras vidas se han vuelto alteradas con este modo de vida, no es el
mejor plan para nadie quedarse en casa sin poder salir.  “Lo que nos ha tocado enfrentar
con esta pandemia es algo tan nuevo, desconocido y distinto. Sentir sensaciones como
miedo, angustia y ansiedad es común dentro de esta “normalidad anormal”, por la cual
estamos atravesando.” nos explica la psicóloga familiar Catalina Puyol.
Es normal tener estos sentimientos, no sabemos cuánto tiempo durará la cuarentena,
cuándo volverán los niños al colegio, existen dificultades económicas, nos adaptamos
a este nuevo tipo de trabajo, algunos han quedado sin trabajo, con problemas de vivienda,
escasez de alimentos… Entre muchas otras cosas que provocan angustia en los padres,
emociones que sienten nuestros niños y niñas, que a su vez extrañan la rutina, los amigos,
la familia…
“Me gusta la cuarentena porque estoy más con mi familia y puedo disfrutar de la casita,
pero extraño a mis amigos, el colegio y no hacer tareas con mis compañeros, extraño no
poder salir sin mascarilla y sin lentes, no poder ni siquiera ir a comprar” nos expresa
Antonia de 9 años.
¿qué pasa con los niños y niñas en cuarentena?
La cuarentena trae consecuencias emocionales para todas las personas, sobre todo para
los más pequeños, que de un día para otro dejaron de ir al colegio, de jugar en el parque,
de ver a sus abuelos. Perdiendo todo contacto físico con familiares y amigos, alejados de
un día para otro de sus pares, de su rutina, todo fue un cambio muy radical. Ahora todo ha
cambiado y las relaciones personales son virtuales, si para nosotros es difícil no abrazar,
imagínense para ellos.
Los niños más pequeños tienen un vínculo muy estrecho con sus profesores, todo este
tiempo sin ver a tus compañeros que ves todos los días, es un cambio radical. “Los niños
perdieron completamente su rutina,  ver a sus compañeros, interactuar, jugar, todo esto
va afectando significativamente a los niños, por eso es normal y esperado que los niños
tengan conductas agresivas, estén más irritables, que no quieran hacer tareas o trabajos,
que están más ansiosos, que no se quieran conectar a clases, que tengan emociones

cambiantes, de la alegría a la pena, que griten, que lloren… que tengan sentimientos a flor
de piel” nos explica por videollamada la psicóloga infantil Alejandra Kohnenkamp.
No debemos asustarnos, ni pensar que está mal emocionalmente, tan solo están
experimentando cosas tan confusas e inciertas como las que vivimos los adultos, pero
debemos detectar sus cambios y averiguar qué le molesta, qué le entristece, Alejandra
Kohnenkamp, nos aconseja estar atentos a los síntomas nuevos de tus hijos, esas cosas
que antes de esta pandemia no hacían “Aunque no creamos los niños absorben todo lo
que ven y lo que oyen, ellos saben lo que pasa. Si sabemos lo que les puede suceder a los
niños, no nos asustamos, ya que es algo esperado dentro de este tiempo, y además
podemos prevenir a que pase a mayores, con un abrazo, una conversación, una
contención de los padres, esto va disminuyendo notoriamente, pero si los papás no se dan
cuenta de lo que sucede, y siguen con las expectativas muy altas en cuanto a la autonomía
y el aprendizaje… he escuchado a papás que me han dicho porqué ya no duerme solo si lo
hacía… pero con todo lo que está pasando es normal que los niños tengan un retroceso en
sus aprendizajes logrados, sobre todo, el querer dormir con los padres es un reflejo de
inseguridad, miedo, propio a lo que estamos atravesando, los niños necesitan contención”
expresa la psicóloga Alejandra Kohnenkamp.
“Kerem tiene un poco de miedo, aunque le he explicado de acuerdo a su edad lo que es el
Coronavirus, ve a la gente con máscara y piensa que están todos enfermos, no quiere salir
de casa. Es mejor que no quiera salir, jugamos, hacemos tareas, cocinamos, intento
entretenerlo todo el tiempo, es cansador porque además estoy embarazada, nos
entretenemos mucho cocinando y jugando” nos comparte Widad Giadalah, madre de
Kerem, de 4 años.

Kerem cocinando con su mamá

Ambar Vera, profesora del Colegio Compañía de María nos comparte que “los niños
muchas veces no nos expresan sus sentimientos porque se hacen los valientes, porque
han oído muchas veces que todos debemos ser héroes, porque saben o perciben que el
contexto en el que estamos viviendo, muchos lo están pasando mal  y no saben
expresarlo, hay que estar atentos a sus nuevos hábitos como … comer más, y mascarse las
uñas, por ejemplo, nosotros como profesores no enseñamos sólo lo académico, nos
damos el tiempo de hablar sobre sus incertidumbres y miedos”.
Cuando estamos a cargo de preadolescentes y adolescentes que entienden lo que sucede,
no es bueno exponerlos a noticias, a la palabra muerte, o a las conversaciones de adultos,
que no escuchen que los adultos mayores se están muriendo mucho, porque eso los va a
asustar, van a pensar que sus abuelos o papás van a morir, hay que transmitir calma,
diciendo siempre la verdad, explicar que estamos encerrados porque hay un virus que
debemos detener, que nos enferma y que los médicos son insuficientes si todos nos
enfermamos, entonces debemos cooperar quedándonos en casa.
Pero todos los niños no viven del mismo modo el aislamiento social, primero porque todos
son únicos y segundo depende de la edad que tenga el niño, Catalina Puyol nos explica
que“si es un lactante, no sentirá cambios a menos de que su madre esté muy angustiada y
ansiosa, sensaciones que puede traspasar a su hijo o hija, si es preescolar, ellos ya tienen
una rutina de jugar, de ir al parque, de respirar aire y no estar en cuatro paredes, a ellos sí
les va a afectar por lo tanto, es muy importante, tratar de mantenerles un cierto grado de
actividad física para que ellos puedan descargar esta energía y esto va a depender de la
creatividad de los papás.  Los niños hasta los 13 años tienen un gran nivel de energía, y
mientras más nos acercamos a la adolescencia, estos niveles disminuyen”.
Ellos de cierto modo comprenden lo que sucede, independiente la edad que tengan,
Renata de 3 años y 5 meses nos cuenta vía telefónica que el Coronavirus es un bicho muy
pequeño que vive fuera de su casa y enferma a los que salen sin máscara, pero que pronto
va a pasar y podrá salir a jugar con sus amigos.
“Los niños tienen una mayor capacidad de resiliencia, ellos son nuevos en todo, entonces
se van adaptando mejor a todas las circunstancias que atravesamos, pero es necesario
que todo esto vaya bajo un alero de padres y cuidadores que les puedan entregar las
herramientas para que se puedan adaptar mejor a este nuevo modo de vida, si los adultos
estamos descompensados o no sabemos cómo actuar ni que sentir frente a esta pandemia
y todos sus efectos a los niños les va a costar mucho, pero si los adultos entregamos una
cierta estabilidad, dentro de lo que se pueda, los niños si se podrán adaptar mejor” explica
la psicóloga Catalina Puyol.

“Le expliqué a mi hija por qué no puede salir de la casa y qué es el coronavirus, de hecho
es súper consciente, más que yo a veces, en el distanciamiento social, el uso de la
mascarilla, que no entre nadie a casa, salir solo a lo necesario y no acercarse a nadie. Ella
está más familiarizada que yo con este tema, y está muy estricta con todo, obvio se relaja
a ratos, ¡porque es una niña! A Veces se le olvida, y está bien” nos dice Paula Anich, mamá
de Antonia de 9 años y Mía de 5 meses.

Paula y Antonia yendo a buscar las compras.

Los niños dependen mucho de las rutinas, por eso es muy importante mantenerlas en
cuarentena. Si bien no es necesario levantarse a las 6 de la mañana, sí es importante
hacerlo a las 8 am, asearse y desayunar, aun mejor si es en familia.
El tema de seguir la rutina y las tareas es un poco complejo, no está acostumbrada a hacer
tantas tareas en la casa. Ella no siente que está en el colegio,  de hecho la miss les dio
como tarea ponerse la polera del uniforme cada vez que se metan a las clases on line, para
que sientan que están en el colegio, porque los niños y niñas se sienten en vacaciones con
muchos trabajos. Ha sido muy complicado que ella asimile las labores del estudio en la
casa. Está muy pegada al celular hablando con las amigas, hacen tareas juegan… antes las
veía todos los días, es su nueva forma de comunicación” Nos cuenta Paula Anich.

¿Pueden verse afectados emocionalmente?
El encierro en los más pequeños puede causar frustración, estrés, ansiedad y muchas
emociones. “La dificultad que tendremos como adultos a cargo de menores es identificar
estas emociones, los más chiquititos no saben expresar verbalmente lo que les está
pasando, pero si podrás notar que están más inquietos, sensibles, enojados, exaltados y
todo esto se puede traducir en estas emociones. Debemos conversar con ellos, tratar de
explicarles de acuerdo a su edad lo que sucede, en un lenguaje simple, acá lo más
importante es no transmitirles miedo, sino que seguridad, paz, estabilidad y rutina. Así
podemos lograr que estas emociones negativas tengan menor cantidad de efecto, ahora,
no hay que tratar de que no tengan estas emociones. Estamos todos y todas sintiendo
sensaciones nuevas, que no necesariamente son malas, solo tienen que ser bien llevadas”
nos aconseja la psicóloga Catalina Puyol.
“Como mamá he sentido cambios en mi hija, hace poco se ha vuelto más sensible, a ella le
gusta estar en casa y compartir con la familia, pero hace como dos semanas  empezó a
sentir el no poder compartir con terceros, ¿cuándo vamos a ir a ver a la abuela? ¿cuándo
veré a mis amigas?, ¿cuándo volveremos a salir?. Antes la reprendía por la pieza
desordenada y la ordenaba, ahora si la reprendo sus ojos están llorosos” nos cuenta Paula
Anich.
“A mis hijos no les gusta mucho esta situación. Quieren regresar a clases con sus amigos y
salir al parque a jugar. Preguntan a cada rato ¡cuando se va a ir este virus!” nos comparte
Tamara Gianini.

Bruno y Helena aburridos de la cuarentena.

¿qué hacer con niños y niñas en cuarentena?
Estamos viviendo algo que nunca antes nos habíamos imaginado, no existe un manual
para hacer bien las cosas, pero la creatividad y la intuición son muy importantes para
pasar la cuarentena.
La psicóloga Catalina Puyol aconseja realizar juegos para utilizar la energía de los niños,
independiente de los espacios físicos que tengamos, es sólo tener ganas e ingenio.
“Los niños tienen mucha más energía que los adultos, y van a necesitar sacar esta energía,
¿cómo? Depende de la creatividad  los papás y cuidadores. Ahora, lamentablemente
vivimos en un mundo donde existen distintas realidades  socioeconómicas, por lo tanto,
vamos a tener distintos niveles de capacidad física donde se puede hacer. Si pensamos en
familias numerosas que comparten pequeños espacios va a costar más, versus las
personas que tienen casas con patio donde claramente los niños van a poder correr y
desarrollar sus actividades de forma más normal. Pero lo importante es que todo depende
del ingenio de los papás puedes dibujar una pista de autos en el living, juegos que salten…
Es muy importante que los niños, sobre todo pre escolares y de enseñanza básica, tengan
una rutina de actividad física”.

A Ignacio le hicieron una zona de juegos.

“ Aunque me ha costado he logrado hacer una rutina  con deberes y placeres. Primero los
estudios, las tareas,  luego bailamos, cantamos, cocinamos… comemos jajajaj nos
divertimos en familia, aprovechamos la pandemia para estar juntos y la casa pequeña para
regalonearnos” nos comparte Jaime Piña, padre de Amanda (14) y Julieta (8).

Julieta en sus tiempos de estudio

También es importante contarles lo que sucede, como dice Alejandra Kohnenkamp,
dejarles claro que esto es un hecho histórico, que no siempre sucede y que va a pasar ,
que tiene su fin, que no estaremos encerrados toda la vida, que tengan esta certeza.
Debemos prestar cuidado a todo lo que dicen, los niños(as), todos y todas se manifiestan
de diferentes maneras. Te pueden contar lo que sienten a través de un cuento, en una
canción, en los juegos que hacen con sus juguetes, las cosas que te responden. También
hay niños que son  más internos y necesitan más atención, ya que no lo dirán verbalmente
sino que necesitan más atención, debes conversar con ellos o hacer dibujos, alguna
actividad donde te pueda contar lo que siente.
La psicóloga Catalina Puyol también recomienda estar atentos a las señales de nuestros
hijos, “este es un reto, sobre todo con hijos más pequeños, a veces a ellos les está
afectando todo lo que está pasando pero no lo saben decir, hay muchos niños que frente
a la depresión o angustia se pueden volver agresivos, o llorar por cosas que antes no
lloraba, cosas no habituales en ellos. No te enojes ahora si tu hijo de la nada hace una
rabieta o tira algo, o grita, porque ese es el llamado de auxilio de tu hijo, hay cosas que no
están bien y no saben expresarlas, hay que darse el tiempo de abrazarlo y decirle: yo se
que… sientes miedo, pena, extrañas a tus amigos… pero esto lo hacemos para cuidarnos,
porque te queremos mucho, porque pronto volverá todo a la normalidad” y agrega: “es
importante que los niños sientan que tenemos la capacidad de cuidarlos a ellos y a
nosotros mismos, muchos niños y niñas tendrán miedo porque pensarán que sus
familiares se pueden enfermar y morir, y esto es lo que hay que mantener a raya y
explicarles que el Covid-19 es un virus que va a pasar y que todas estas medidas son de
protección, para que después podamos vernos y abrazarnos”.

Además de esto es primordial que como padres o cuidadores nos demos tiempo para
nosotros mismos, “ Debemos permitirnos estar mal, esta es una situación extraña para

todos, démonos permiso para quebrarnos, debemos querernos y regalonearnos, no
olvidarnos de nosotros como personas individuales, no pretendamos ser perfectos,
estamos en pandemia y cuarentena, si hoy no hice el aseo no importa, lo puedo hacer
mañana, no pasa nada, podemos estar con una casa un poco desordenada si nuestro hijo
está feliz, no pretendamos una rutina de perfección perfecta, porque no está todo
perfecto, está todo caótico, entonces vivamos el día a día y seamos felices, y démonos
tiempo  para estar nerviosos o sobrepasados, no podemos pretender ser máquinas
perfectas en pro de no transmitirle emociones a nuestros hijos porque o si no será una
locura. Primero, como adultos, debemos reconocer cuando estamos sobrepasados, y
entender que es así, y que a todos nos va a pasar en algún momento, tenemos que tener
pendiente el autocuidado y darnos un tiempo para tal vez hacer nada, un día de andar en
pijama, comer algo rico, leer, darnos un minuto para llorar, para conversar con nuestras
amistades y sacar estas sensaciones, desarmarte por un minuto para sentirte contenido,
de esta manera nosotros podremos estar bien con nosotros mismos y calmar a nuestros
hijos e hijas, esto es fundamental. Si nosotros estamos bien, ellos estarán bien”, expone
Catalina Puyol.
Es importante que nosotros mismos reflexionemos sobre lo que pasa para explicarles a los
más pequeños y pequeñas esta situación especial que estamos viviendo, también
explicarles por qué no se puede salir de casa y qué es el coronavirus, claramente de
acuerdo a la edad de cada niño. Siempre manteniendo una sensación de seguridad,
intentando hacer esta cuarentena grata y no traumática.

Calidad de tiempo que entregamos a nuestros hijos
Dentro de nuestra nueva rutina y todo esto que vivimos debemos entregar tiempo a
nuestros hijos, tiempo para conversar, para oirlos, jugar, además del tiempo que
dedicamos en ayudarlos con sus trabajos y tareas.
Puede ayudar hacer que los niños se levanten temprano como lo han hecho siempre, y
aprovechar el tiempo que usábamos camino al trabajo y colegio en desayunar juntos,
también podemos incluirlos en los quehaceres del hogar en cosas pequeñas, siempre que
sea divertido para ellos.

Renata feliz ayudando a mamá.

Muchos padres y madres se han visto sobre exigidos con las tareas laborales en conjunto
con los programas y videoconferencias del colegio, sobre todo quienes tienen hijos más
pequeños y deben estar con ellos todo el tiempo.
La profesora Ambar Vera, nos cuenta “El trabajar en casa en muchos casos a alejado a los
niños de sus padres en cuanto a calidad de tiempo, ya que los padres se ven sobrepasados
de trabajo y sacrificamos nuestra vida familiar por la laboral, entonces debemos
organizarnos, debemos sacar el lado positivo a la cuarentena y que los niños estén con sus
papás y mamás, porque muchas veces  los ven, pero no tienen momentos con ellos,
aparte del horario académico, de revisar sus tareas deben tener un momento para ellos,
para compartir sus intereses, generar un espacio en el que están 100% enfocados a darles
cariño, a ver una película, a jugar con sus juegos favoritos, bailar, hacer ejercicio. En el
fondo lograr que esta pandemia tenga recuerdos familiares positivos  que valgan la pena,
momentos que borren el miedo”.

Cómo organizar el rol de padre y madre, las tareas del hogar y el teletrabajo
Así como es importante asignar una rutina para nuestros hijos, debemos tener la nuestra,
darnos cada  cierto tiempo 15 minutos para ellos, tal como se promueven las pausas
activas, pueden ser 15 minutos de conversación o de yoga par luego continuar con el

trabajo, o si te sienta más cómodo puedes asignar un tiempo luego de tus tareas. La idea
es que podamos rendir en nuestro trabajo  y no descuidar a nuestros pequeños(as).
Todos y todas estamos afectados por lo que está pasando, y la carga laboral para muchos
trabajadores ha aumentado y otra gran parte no ha logrado organizarse adecuadamente,
y es que esto pasó de un día para otro y no dio tiempo de prepararse.
“Me ha costado mucho conciliar el trabajo con ser mamá en cuarentena, yo me imaginaba
distinto este postnatal, pensaba… yo y mi guagua, una persona que me viniera a dar una
manito con la cocina, mi hija mayor en el colegio y yo con tranquilidad viendo a Mía, pero
esto no se ha dado, porque no puedo traer a nadie a casa y estoy sola con las dos niñas en
casa, mamá estoy aburrida, mamá cocinemos, mamá juguemos, mamá ayúdame con la
tarea, no me puedo conectar al computar,  mamá…. mamá. Y por otro lado la guagua de
cinco meses que ha vivido la mitad de su vida encerrada, y si no me ve llora. Y todo ha sido
muy complicado, sólo con las niñas, marido y las tareas del hogar que no son menores. En
un mes debo regresar a trabajar, no se como lo haré” nos comparte Paula Anich.
“Lo más importante es pensar siempre que hacemos lo mejor dentro de nuestras
posibilidades, porque debemos cumplir con el trabajo  o no podemos dar sustento al
hogar, y organizar nuestro tiempo, estar un tiempo con nuestros hijos.  En este tiempo es
muy importante el contacto físico, abrazarlos, mimarlos, escucharlos, hacer actividades,
un poquito de tiempo, pero de calidad, preguntar ¿cómo te sientes?, ¿qué emociones
sientes?, porque como padres decimos ¿cómo estás? ¿hiciste las tareas?” expresa
Alejandra Kohnenkamp.
Debemos intentar separar el lugar de trabajo a los lugares de juego, para que nuestros
hijos sepan delimitar el espacio y respetar el nuestro.
“Es importante seguir respetando los horarios, como profesora, noto que los niños se
acuestan más tarde, mis alumnos ya no se acuestan a las 9 de la noche, me llegan trabajos
a medianoche, y es porque sus padres se desocupan muy tarde de sus trabajos, pero es
importante que los horarios se mantengan, tal vez no hasta las cuatro de la tarde, pero sí
de 8am a 1pm, no de 11am a 4pm, debemos hacer un horario similar al del colegio. Crear
en medio del teletrabajo, al principio o final, un momento especial con nuestros hijos, ver
las tareas y luego jugar, saber cómo se han sentido, comer juntos, hacer un rompecabezas
debe estar dentro de esa organización, no jugar a improvisar y divertirse hasta las 11 de la
noche porque al otro día todos estamos agotados y generamos más estrés” nos comparte
Ambar Vera.
La psicóloga infantil Alejandra Kohnenkamp aconseja crear una rutina en casa, tanto para
los padres como los hijos lo más parecido a como era antes “Estamos pasando por un
momento de cambios repentinos e incertidumbres, por ende para dar más seguridad a los
más pequeños debemos crear una rutina lo más parecida a la que tenían antes,

obviamente con una cierta flexibilidad porque ya no me levanto a las 6 de la mañana, sino
que ahora me levanto a las 8 o a las 9 según a qué hora comienzan mis clases “.
“Me siento aburrida, cansada porque me tengo que levantar temprano a clases, es que no
me estoy acostando a la hora que me acostaba antes, aunque me digan que me duerma”
nos dice Antonia de 9 años.
La psicóloga Kohnenkamp, recomienda crear con todos los niños y niñas un horario o
calendario de actividades, bien colorido y realizado en familia “que contenga a qué hora
debemos levantarnos, a qué hora y dónde desayunar, luego las tareas, jugar, tener
actividad física… Escribir todos los pasos concretos, y estipulado, cosas que se puedan
realizar y se realicen a diario.
La psicóloga infantil Alejandra Kohnenkamp nos comparte que “más que esto no podemos
hacer, obviamente a todos nos pasan cosas, tenemos presión porque a nivel país hay
desempleo, porque vemos quebrar las empresas, porque nos sentimos inseguros del
futuro; y porque a veces las relaciones en el hogar no son buenas, todos estamos lidiando
con muchos factores, haciendo lo mejor que podemos, tenemos emociones mezcladas y
todo es extraño. Pero uno como mamá o papá o persona a cargo de un menor debes
reconocer cómo te sientes hoy, por ejemplo si andas irritado y te enojas mucho, explícale
a tus hijos que no es buen día, que eres tú quien no está muy contento. Debemos también
tomarnos tiempo para nosotros, detectar que no estamos bien y comunicarlo a nuestro
entorno”

Consejos
Explícales qué es el coronavirus: cuéntales que es un virus que estamos enfrentando con
toda la tecnología que tenemos y el valor de nuestros médicos y toda el área de salud,
tomando todas las precauciones que se deben tomar en casa, y que los científicos pronto
van a solucionar esto.
Tomar la cuarentena como un tiempo en familia: veamos esta cuarentena como una
oportunidad para estar en familia, para regalonear y jugar con nuestros hijos
Fomentar la relación con sus pares y familia: niños y niñas necesitan mantener lazos
sociales, sobre todo en la etapa pre escolar, necesitan ver a sus abuelos, a sus primos, tíos
y amigos, en este contexto, es bueno usar redes sociales para hacer videollamadas
controladas por sus padres, siempre es bueno generar cercanía.
Genera una red de contención: comunícate con amigos o familiares y comparte tu día a
día, esto ayudará a mantener la calma en momentos difíciles, sobre todo en cómo le
hablamos a nuestros hijos e hijas.

Habla a tus hijos con un tono calmo para dar instrucciones o reprenderlos: usa una voz
tranquila para hablar con tus hijas y/o hijos, di siempre primero lo que está haciendo bien,
para luego dar instrucciones claras, de acuerdo a la edad.
Realiza actividades en familia: aunque tengas mucha carga laboral y tareas en el hogar,
construye rutinas incluyendo las ideas de los menores, esto aumenta su confianza. Cocinar
en familia es un muy buen hábito, que genera lazos y lindos recuerdos, ver películas,
juegos de mesa, hacer manualidades, actividad física, leer cuentos, hacer no cumpleaños y
pic-nic en el pasillo, patio o balcón, sobre todo jugar a sus juegos preferidos, el tiempo en
familia es lo más valioso, sobre todo en momentos de crisis.

Lo que los niños y niñas vivan hoy será un recuerdo para toda su vida…

0