In Blog

Cuánto extrañan los abuelos a sus nietos
Los ven a diario pero no los pueden abrazar

Llevamos más de 100 días desde que comenzó esta crisis sanitaria. El aislamiento social ha
sido una de las mejores herramientas para enfrentar el Covid-19, pero también nos ha
alejado de todos, y hemos tenido que posponer abrazos, besos y todos los encuentros
familiares. Sin duda alguna, quienes más lo sienten, son los abuelos que extrañan a sus
nietos hasta las lágrimas. Personas con vínculos especiales que saben apreciar cada
segundo de la vida.
Me molesta un poco el hecho de no poder salir, lo respeto porque sé que es por mi
seguridad y la de mi mujer, y la de todos, pero me aburro en casa, es que siempre he
salido, iba al trabajo, luego a casa de mis hijas a ver a mis nietos, viajábamos…  Ahora con
suerte voy con un salvoconducto al supermercado.” Nos cuenta Andrés Luke, 78 años.
Sentir tristeza, miedo y ansiedad son sentimientos que están de moda por estos días, y
afloran con la soledad y el encierro. “En lo emocional estar privado del contacto físico con
las demás personas es algo difícil de asimilar, porque escapa a lo que hemos vivido
siempre. Pero para los abuelos con los nietos es peor aun, debe existir mucho temor e
incertidumbre en las personas de la tercera edad, porque ellos son los más vulnerables y
propensos a este virus, ellos deben estar aislados para su protección. Sería importante que
a pesar de no poder tener contacto directo, no se perdiera la comunicación con los
abuelos. Las videollamadas son relevantes para que ellos acompañen el proceso de
desarrollo y crecimiento de sus nietos” expresa la psicóloga Vivian Chahuán
Hoy disponemos de herramientas de comunicación que logran aminorar estas distancias y
los abuelos y abuelas de Chile están utilizando todos estos canales para comunicarse con
sus nietos y con el mundo.
Si pensaron que los adultos mayores están alejados de la tecnología, eso ya pasó, esta
crisis hizo que aquellos que no sabían se acercaran más al mundo de internet y
descubrieran por ejemplo Youtube o juegos de habilidades on line, para que hablar de las
videollamadas, para la mayoría son sus favoritas. Es la primera vez que el mundo vive una
cuarentena de forma tan conectada, aun así cuanto se añoran los abrazos…
Gracias al celular y los computadores tenemos toda esta comunicación maravillosa. Yo
pienso que esta situación tremenda por la que estamos pasando, sin la tecnología sería
atroz, gracias a ella he podido ver como crece mi nieta, cómo aprende y evoluciona… El día
en que pueda verla y abrazarla va a ser muy emocionante porque pienso que va a medir
como 10 centímetros más”. Nos comparte Isabel Margarita Peragallo, con voz
entrecortada por la emoción.

En estos tiempos difíciles, los besos y abrazos deben darse de forma virtual a través de las
pantallas, pasamos por un difícil momento: “Dios mío, si ni siquiera lo he podido
conocer”, nos dice una abuela que nos pidió no dar su nombre. “A mis otros nietos los
recibí junto a mi hija, los “apapaché” desde su primer respiro… y a este chiquitito, sólo lo
conozco por fotos y por video, hay momentos que ya no resisto más. Si yo no fuera una
mujer de fe creo que no lo soportaría”.

Andrés Luque, 78 años
“La Cuarentena nos atrasó como en 20 tortas”

Andrés Luke vive con su mujer, tiene tres hijas y tres nietos con los cuales están
acostumbrados a compartir el día a día, sin embargo el aislamiento social  ha cambiado la
rutina de vida de esta pareja y se han tenido que adaptar como lo hemos hecho todos.

A mi nieto mayor de 15 años lo veo a tres metros de distancia porque vive cerca, antes de
la pandemia se venía todos los días a nuestra casa después del colegio y su madre lo
recogía al salir del trabajo… Imagínese lo que es verlo a veces, y sólo a la distancia. A los
más chiquitos me duele más no verlos, ellos van creciendo rápido, uno se pierde los
momentos”.

Nos cuenta que ve a sus nietos por videollamadas todos los días, “veo sus avances, los
desórdenes… ¡y uno disfruta!. Gracias a Dios que contamos con esta tecnología, porque no
me podría imaginar no ver a mis nietos en tres meses o más”.

A veces se me escapan los lagrimones, extraño mucho a mis nietos, abrazarlos, tomarlos
en brazo, jugar caballito sentados en mi espalda, yo me divierto y ellos se divierten.  En mi
familia somos muy buenos para juntarnos y celebrar lo que venga. Esta cuarentena nos
atrasó como en 20 tortas, somos bien dulzones, se extraña todo”.

El día que levanten la cuarentena voy a agarrar el auto y partiremos rajados con mi
señora a ver a nuestros nietos, y que se vengan a quedar con nosotros un fin de semana.
Mientras debemos seguir cuidándonos y respetar la cuarentena”.

El abuelo Andrés disfrutando de un domingo familiar.

Isabel Margarita Peragallo, 65 años
“Gracias a Dios existen las videollamadas”

Vive en Viña del Mar y su nieta Catalina en Santiago, aun así, se veían mínimo cada 15
días,  “ella venía con sus papás y se quedaban en mi casa, o yo viajaba a Santiago, siempre
hemos tenido una conección… Yo puedo estar encerrada, pero el dolor más grande que
tengo es no poder abrazar a mi nieta, no poder compartir enseñanzas, ella está
aprendiendo las letras, dibuja estupendo, yo dejé una guagua y cuando esto acabe me
encontraré con una niñita”.
Isabel Margarita nos revela que se lleva muy bien con su soledad, vive sola hace años y le
encanta “Durante esta cuarentena he leído como cinco libros, veo Netflix, pinto, bordo, veo
conciertos en Youtube, hablo por zoom con mis amigas. También me he dedicado a tejer
gorros que los llevan a quien los necesite en los Cerros de Valparaíso, otra cosa que me ha
sucedido en cuarentena es que he tenido un énfasis de reconectarme con el planeta, por
ejemplo si en algún momento he tenido algún encuentro con alguien, lo he llamado para
zanjar esa cosita”.
 
“Desde que llegó esta pandemia el 10 de marzo fue la última vez que salí de mi
departamento, solo fui a vacunarme. Entré al departamento y no he salido en más de 100
días. Viene una nana hasta la puerta a buscar la ropa, y un amigo me hace los trámites y
las compras las hago por internet, y hablo con mis hijos todos los días, y con mi nieta, pero
los echo de menos igual”.
 
“De todas las personas que pueda extrañar, mis amigas, mis hijos, la que más echo de
menos, como con dolor, es a mi nieta Catalina de 4 años y medio, porque ella está
cambiando mucho en meses, entonces cuando todo esto empezó y yo dejé de verla era una
niñita y cuando esto termine me voy a encontrar con otra niñita. -nos cuenta entre
lágrimas- Ahora ella habla como niña, cuando yo dejé de verla no pronunciaba la R, ahora
lo hace perfecto, hace las tareas por computadora, tiene sus propias decisiones… Nos
queremos mucho, ella me llama por videollamada porque aprendió, entonces ese punto
que yo dejé de ver en marzo, ¡me llama por videollamada! , a veces estoy durmiendo y no
la escucho, y llora que su abuela no le contesta, y mi hija me escribe que conteste por favor
que la niña está llorando, cuatro, seis llamadas perdidas. Gracias a Dios que contamos con
la tecnología para poder ver a los nietos, aunque sea de forma virtual”. 
 

Isabel Margarita paseando con su nieta Catalina.

Jaquie Aqueveque, 52 años
“La cuarentena me tiene superada”
Es abuela de dos nietos Chris de 11 años y  Eleanor de 5, estaba acostumbrada a verlos y
jugar con ellos, y como le pasa a muchos no ve a sus nietos desde que comenzó la
cuarentena. “He sufrido por no poder abrazarlos y besarlos..ellos se venían todos los fines
para acá.. me duele el corazón no poder estar con ellos, tengo miedo, pienso que sus
padres no serán tan cuidadosos..se que lo son, pero mis nietos son mi alma. Esta
cuarentena cada vez me ha ido afectando más siento miedo del covid y estar alejada,
pienso en mis nietos, en mis hijos y de verdad que me duele el pecho, eso se traduce en
angustia, temor a que ellos se contagien, q no sean cuidadosos”.
Jaquie nos comparte que ve a sus nietos más por fotos que por videollamadas, “Es que son
inquietos, se aburren con el teléfono,  el problema es que la señal es mala donde vivo, y se
corta, los niños no tienen paciencia a que vuelva a conectar la llamada y la comunicación
no fluye y yo me pongo nerviosa, me complica no tener un diálogo más largo con ellos,
nunca quedo satisfecha luego de una videollamada”.
Por otro lado nos cuenta que le afecta no salir a la calle y estar todo el tiempo en su casa
dentro de toda lo que significa el encierro también va minando las relaciones humanas,
día a día tenemos menos paciencia, mal genio… Debo reconocer q mi marido es un
santo…me tiene una paciencia única…yo no, yo me hubiera echado de la casa hace rato…
(y se ríe de su pensamiento). Es que conjuntamente con mis achaques, me siento casi
anciana. Tengo 52 años, pero por tener fibromialgia, todos los días me duele algo
distinto…A veces me siento tan superada

Jaquie con sus nietos en el metro.

Carmen Ramos, 80 años
“Me entretengo haciendo recetas ricas”
Madre de ocho hijos y abuela de 11 nietos, muy querendona de los suyos y acostumbrada
a verlos a todos. Hoy sólo se comunica con sus seres queridos a través de video llamadas y
dos de sus nietos más grandes la visitan con mascarilla y tomando distancia para llevarle
lo necesario.

Vive con dos de sus hijos y una nieta, así que nos cuenta que tiene bastante para cocinar,
y atender a sus hijos “Tengo una tablet que me regaló mi hijo, ahí busco recetas ricas en
Youtube y las hago, hay un montón, también me entretengo haciendo puzzles y sopas de
letras, de países, ciudades, también veo películas, es bien entretenido el tablet”.

Carmen extraña a sus nietos pero se entretiene con Internet.

 

Nancy Ortíz, 65 años
“Me cuesta establecer conversaciones con mis nietos por video chat”

Es una mujer muy activa y una exitosa profesional de las comunicaciones. Es abuela de un
niño de 8 y una niña de 4 años. Ellos son la razón de su vida y nunca entabla una
conversación social sin antes “chochear” de las últimas aventuras de sus regalones. Nancy,
por sus múltiples actividades viaja mucho, pero nos confiesa que “estaba acostumbrada a
ver a mis nietos unas dos veces al mes antes de que comenzara la pandemia, ahora no los
he visto en más de cien días y los extraño demasiado. Hay momentos en que se hace
intolerable”
 
“Soy un abuela activa, tengo un trabajo demandandante, una entretenida vida social, 
pero esta pandemia me ha hecho sentir mayor, motivo por el cual debo estar encerrada,
tengo que aceptar la realidad que estamos viviendo en estos momentos. Lo peor es que
esta cuarentena me quita momentos con mis seres queridos. Me he sentido bien y mal. A
veces me siento privilegiada porque tengo casa, salud y trabajo para pasar la cuarentena
sin problemas, pero extraño mucho las amistades; el abrazo, las sonrisas y los juegos con
mis hijos y nietos. Nos comunicamos por video chat, pero con mis nietos a veces la
comunicación no fluye porque están entusiasmados jugando en el computador o con otra
cosa, y hablan poco, no ponen atención, pero así son los niños. Añoro los viajes, pero
sobre todo juntarme con ellos.” 
 

Lo que más extraña Nancy son sus nietos.

 

Alix Pérez, 48 años
“La pandemia va a pasar”
Es una joven abuela venezolana, alegre, carismática y muy cariñosa. No ha perdido su
empleo, más aún por decisión personal se quedó a vivir su cuarentena en su trabajo.
Antes de esta crisis sanitaria se reunía con sus hijos y sus nietos cada fin de semana, de
hecho vivía con uno de sus nietos “los extraño un montón, a mis hijos y mis nietos, siempre
nos veíamos los fines de semana, compartía muchísimo con ellos. El 16 de julio se cumplen
cuatro meses de que no los abrazo, siempre hablamos por video llamados, Dylan, que es el
más grande de mis nietos siempre me está diciendo que me extraña, que me quiere ver,
pero es por el bien de todos ”.
 
“Cuando hablo con mis nietos me da mucha felicidad, me muestran sus cosas, sus
juguetes, corren con el teléfono en la mano y me marean, pero a veces ven las
“comiquitas” y no quieren hablar conmigo, y uno comprende, porque son niños. Pero la
tecnología es maravillosa, aunque no los puedas abrazar, los puedes ver y sabes que están
bien”. 
 
Yo estoy viviendo en mi trabajo y estoy muy feliz, porque además hacemos cosas de labor
social. Y me entretengo jugando cartas, conversando, lo pasamos bien, en las noches leo
bastante y veo series, hay que tener paciencia, la pandemia va a pasar”.

Alix paseando con sus nietos en el cine.

 

Para los abuelos las redes sociales y las plataformas de video llamadas son cosas nuevas, a
lo más tenían whatsapp y gracias a esto se pueden comunicar con sus nietos y compartir
con ellos, En cambio para los nietos el mundo del internet es normal y se manejan
perfecto.

Los adultos mayores han tenido que aprender a utilizar las herramientas que ofrece
internet, para cosas tan básicas como hacer las compras, para entretenerse y para cosas
tan importantes como ver crecer a sus nietos.

Como notamos que a veces existen problemas de comunicación, porque los niños se
entretienen jugando, les dejamos un par de juegos en línea para disfrutar en familia.

 Preguntados: Es un juego de preguntas, similar a quien sabe más, en el que puedes
desafiar a tus familiares y amigos en seis categorías: Arte, Ciencia, Deportes,
Entretenimientos, Geografía e Historia. Permite chatear con oponentes, así como

crear tus propias preguntas. Lo encuentras gratuitamente en Play Store, Apple
Store y Facebook.
 Pinturillo 2: Este es un entretenido juego familiar de dibujar y adivinar online.
Dibujas una palabra sin utilizar letras para que el resto de usuarios la adivinen, se
puede jugar en mesas públicas o privadas que crees con tu familia. Está disponible
en cinco idiomas y tiene más de 5000 palabras con las que jugar, así como un
sistema de pistas automático y equitativo para todos los jugadores, la edad mínima
para jugar es de 3 años y lo puedes bajar gratis de Play Store y Apple Store.
 Uno: El ya clásico juego de cartas Uno, también está disponible gratuitamente en
las plataformas de Play Store y Apple Store, para jugar desde nuestros dispositivos
móviles con nuevas reglas, torneos y aventuras. Lo mejor es que te puedes
conectar con familiares y amigos de todo el mundo creando salas privadas.
 Brainito: Para las abuelas y abuelos con nietos más pequeños, recomendamos este
juego de agilidad mental en el que demostrar nuestra habilidad con las
matemáticas y con las palabras. A medida avanza el juego vas consiguiendo
divertidos avatares y completando desafíos. Además de poder jugar online contra
jugadores desconocidos, el juego cuenta con la posibilidad de jugar contra amigos
y familiares. Lo encuentras gratis en Play Store y Apple Store.
 Apalabrados: Es un entretenido juego en el que debes formar palabras junto a tus
amigos, similar a Scrabble. Se puede jugar en 16 idiomas y cuenta con salas
abiertas y privadas. Lo puedes bajar desde Play Store y Apple Store y también jugar
desde Facebook.

0