In Noticias

El robot tendrá la tarea de atender la salud emocional y la comunicación entre pacientes y sus familiares; logrará disminuir los posibles riesgos de contagio de los médicos junto con aportar afecto y compañía al vínculo familiar.

El distanciamiento social y las medidas de protección que debemos tomar producto de esta pandemia, nos han hecho reflexionar y pensar, para así adaptarnos a este nuevo modo de vida que nos hace crear nuevas formas de comunicación. Eso le ocurrió a un grupo de profesionales del Hospital San Juan de Dios, quienes en la búsqueda de un acercamiento con los pacientes, crearon un robot modelo Pudú, al que para humanizarlo, llamaron Gabo.

Para darle vida a esta tecnológica creación, se sumó un grupo interdisciplinario de profesionales e investigadores del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la misma casa de estudios, además de la paticipación de Bagó, que formó parte del proyecto.

“Laboratorio Bagó a través del Jefe de Producto, Rodrigo Baño, se encargó de la parte económica.  Gran parte del financiamiento del robot fue hecho por el laboratorio, quienes siempre han estado en contacto con nosotros, apoyando nuestras iniciativas.  Gracias a esto hoy tenemos un robot social, un canal de atención entre el médico, el paciente y su familia. La robótica viene a apoyar el trabajo clínico y asistencial, permitiendo actividades primordiales en aislamiento, como es el apoyo en salud mental de nuestros pacientes y las atenciones de distintos profesionales de salud que no requieran manipulación o intervención física”, explica Mauricio Salazar, Neurólogo del Hospital San Juan de Dios y uno de los líderes del proyecto.

Rodrigo Baño, nos cuenta que como laboratorio “estamos muy contentos de contribuir en tecnología que beneficia directamente a pacientes, profecionales de la salud y sus familias Uno de los problemas más grandes que existe en pandemia son los niveles de ansiedad y angustia, entrar a una sala con un paciente Covid-19 positivo lleva a un nivel de estrés, tanto para el profesional de la salud como para los familiares.  Ellos estarán más tranquilos si saben que no hay contacto directo.  Gabo  acerca a los pacientes aislados con sus seres queridos, ya no ven una máscara y aunque sea a través de una pantalla pueden verse los rostros y sobre todo tener una atención emocional más prolongada. Este es un proyecto que da un paso adelante en la tecnología, las comunicaciones y la medicina”. 

Gabo llega para quedarse

Gabo se inauguró el miércoles 19 de agosto en el Hospital San Juan de Dios con la admiración y sonrisas de los presentes, incluso algunos pacientes se tomaron selfies con el simpático robot social. 

Nace de las necesidades que notó la Dra.Verónica Vargas-Araya, Psicointensivista del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, encargada del área de Salud Mental “Los pacientes que enfrentan hospitalizaciones prolongadas, como es el caso de numerosas personas hoy ingresadas con diagnóstico COVID-19, desarrollan importantes síntomas ansiosos, depresivos y angustiosos, por lo tanto, el acompañamiento psicológico es una necesidad, ya que disminuye drásticamente las posibilidades de desarrollar un trastorno del ánimo importante”.

Lo que él hace es dejar ver los rostros y tener conversaciones más prolongadas con los pacientes aislados, de este modo se logra mejorar su salud mental, al poder contarles a los profesionales sus emociones y poder ver y hablar con sus seres queridos. Antes el hospital utilizaba una tablet para comunicar a los pacientes con sus familiares, lo que era riesgoso ya que todos tomaban el mismo aparato, Gabo es un robot manejado de forma remota que no necesita contacto directo y disminuye el posible contagio.

 

Por otro lado, la escasez de elementos de protección dentro de los hospitales y sobre todo la necesidad de atender a los pacientes en el área de salud emocional hizo que Verónica Vargas quisiera construir algo para solucionar este problema, “Ella notó que las consultas y visitas a los pacientes Covid-19 positivos hacían utilizar una gran cantidad de elementos de protección para los médicos, además de la inquietud de querer estar más tiempo con ellos y cumplir su labor Psico-Intensivista… Nos contactamos con Javier Ruiz del Solar, que es Ingeniero de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, él junto a su equipo, diseñaron este robot permite la tele asistencia” nos cuenta el Jefe del Proyecto Mauricio Salazar, quien termina muy emocionado diciendo:

“Estos tiempos nos han demostrado las fortalezas del equipo de salud y su capacidad de adaptación a enfrentar situaciones límites, y uno de esos cambios ha sido la implementación de la teleasistencia intrahospitalaria, dando una respuesta oportuna y de calidad a las demandas de los colegas en atención directa de pacientes Covid-19 positivos.”

Nosotros queremos terminar transmitiendo un mensaje que nos han enviado….”esto es acercarse  a la salud a través de la ciencia e innovación “.

Por eso decimos que en Bagó…fabricamos más que medicamentos, fabricamos soluciones para su salud.

0